Inicio Artículos Entrevistas Reportajes Reseñas Contacto
Quimera
Revista Digital Literaria
Proyecto Financiado por el Fondo de Fomento del Libro y la Lectura, convocatoria 2020

Revista Quimera©Derechos Reservados 2020

ENTREVISTA

Joaquín Toro Maturana

Savia nueva en las letras regionales

Fui hasta la cocina, presa de un nerviosismo que trepidaba por todo mi cuerpo. Abrí los cajones y portezuelas en busca de algo que me ayudase a abrir la trampilla. Regresé con un destornillador y un martillo. Forcé lo mas que pude aquella puerta hasta que la madera cedió y pude arrancarla a pedazos desde los bordes, Alexandra estaba ahí, ella ayudó a su propia liberación empujando con fuerza la puerta. Tenía atadas las muñecas con unas esposas y la razón por la que no me había contestado era porque estaba amordazada.

       La desmanéate y vi a una chica muy, muy distinta, con lágrimas rodando por sus mejillas y un aspecto demacrado.

   —¡No puedes estar aquí! —gritaba horrorizada— ¡No puedes!

   —Alexandra, escúchame, he venido a salvarte. Leí tu nota…

   —¡Él sabe que estás aquí!

(Entre sombras: Los Warren)

El juego dialéctico entre las sombras y la luz, define el trabajo de Joaquín Toro Maturana (26), escritor rancagüino cuya historia principal -valga -la redundancia- está aun por escribirse, pero que ostenta  a la fecha varios logros en su novel carrera. Primer lugar en prosa a nivel regional, categoría «Historias Campesinas» del Concurso Historias de Nuestra Tierra (2014);ganador del concurso «La usach en 100 palabras» con el microcuento «Carpe diem» (2018) y seleccionado para la antología «Brevirus» de minificciones con las obras «Herido», «Olvido» y «Qué hacer» (2020) entre otras distinciones. Revista Quimera conversó con este actual estudiante de Pedagogía en inglés, sobre el presente y futuro de su vocación literaria.

¿Cómo fueron tus inicios como escritor? ¿Cuáles son tus influencias?

Desde que era pequeño, escribía historias sobre lo que veía, series, películas o me basaba también en lo que leía, aunque mis creaciones siempre fueron fragmentos inacabados y sin mucho sentido, algo esperable a los ocho años. Comencé a escribir de manera prolífica cuando tenía dieciseis, después de dejar la casa en la que crecí junto a mi madre producto del terremoto del 27 F. Nos fuimos a vivir a un pueblo muy solitario. Fue entonces que empecé a desplegar mi talento y a desarrollar poesía y cuentos de terror, a participar en pequeños certámenes que se convocaban en el liceo donde estudiaba y eventualmente, a ganarlos. El comprobar que podía hacerlo me motivó a seguir porque era una prueba de qué algo estaba haciendo bien. Cuando mi profesora de lenguaje se dio cuenta de mi talento se aseguró de fomentarlo y de ayudarme en todo lo que fuera necesario y en la medida que podía corregía todo mi trabajo con una noble dedicación. Mi talento viene de mi madre porque ella también escribía en su adolescencia por placer y era una ávida lectora, por lo que la literatura era un tema que siempre estuvo presente. Son las mujeres las que me formaron como escritor. Mis conocidos más intelectuales se ríen a veces de mis referentes. Yo creo uno debe pasarlo bien con lo literatura, gozar los libros sin miedo al conservadurismo snob que le hace la guerra a los best seller. Edgar Allan Poe e Isabel Allende tuvieron una gran influencia en mí, además de Hermann Hesse y Gabriel García Márquez, entre tantos otros.       

¿Obras y autores preferidos?

 Me encanta «la Granja» y «El cliente» de John Grisham, aunque para ser franco soy adicto a todos sus títulos porque me gusta el thriller legal. «La mariposa» de Barbara Wood, es una obra genial también, muy descarnada. «El vampiro Lestat» de Anne Rice es para mí una delicia, una novela gótica en su máxima expresión. «Ensayo sobre la ceguera» de José Saramago y algunos títulos de Nora Roberts y John Conolly.            

Se denota en tu obra cierto espíritu gótico. ¿A qué se debe?

Creo que tiene que ver con mi deseo de ver la belleza en lo que es ajeno a este mundo. Es algo que me gusta tener muy presente cuando escribo, aunque me tomó tiempo descubrirlo y entender de qué se trataba. Lo gótico tiene mucho de romántico y también para mi funciona como una forma de adornar los horrores.          

¿Qué gatilla en ti el proceso creativo?

Es un poco difícil identificarlo, ni siquiera yo estoy seguro, pero creo que es la mezcla entre el conocimiento de lo que me apasiona y el deseo de hacer algo que me impresione incluso a mí. Yo soy ocultista y uso parte de mi experiencia y de lo que he leído o visto. Me gusta reciclar ideas también, hecho mano de lo que sea, eso me genera mucha satisfacción.             

Estás estudiando pedagogía en inglés. ¿Piensas dedicarte a la docencia o aunarás dicha actividad con la escritura?

Me gustaría dedicarme a la docencia y seguir escribiendo. Por suerte no son mundos mutuamente excluyentes y sería interesante fomentar en el contexto de mi asignatura la pasión por la literatura en mis futuros estudiantes, en ese proceso aprenden ellos y aprendo yo, eso lo descubrí este año, lo llaman Aprendizaje Profundo. Sería hermoso.     

A la fecha...¿Cuál es tu trabajo más representativo?

 «Entre sombras: Los Warren» ha sido muy representativo, cuando lo subí a Megustaescribir estaba seguro que contenía todo lo que me gustaba y el feedback que recibí fue asombroso en ese momento, muy positivo.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Estoy pronto a terminar una novela que se llama «La caja Dybbuck», es sobre un periodista que viaja a Rusia para el funeral de su primo que se suicidó y se encuentra con un misterioso artefacto, eso lo llevará a descubrir dos cosas: qué su primo jamás se suicidó y que, lo que alberga esa caja, no solo tuvo mucho que ver con su muerte, sino que con un espantoso secreto que se remonta a la segunda guerra mundial y que podría acabar con todo el mundo.

Es un proyecto ambicioso que combina la ficción sobrenatural, el suspense y el terror con un halo de sospecha y conspiración. Cosificar el mal fue genial, y me llevó meses de investigación sobre folclore y misticismo judeocristiano. Yo ya manejaba bastante estos temas, ya que me dedico al ocultismo, así que he disfrutado cada desvelo y la posibilidad de convertirlo incluso en una trilogía.                

¿Cuál es tu sueño último como escritor?

Superarme a mí mismo y ser tan bueno que hasta pueda vivir de esto. Que la mayor cantidad de gente disfrute de lo que he creado, que sientan la fascinación y la curiosidad que sentí yo también. En mi experiencia, que no es mucha, cuando uno lo pasa bien con esto los lectores también lo hacen. Me gustaría consolidarme como alguien que pueda inspirar a otros también.  


https://www.amazon.es/Entre-sombras-Joaqu%C3%ADn-Toro-Maturana-ebook/dp/B01AML08C6