Inicio Artículos Entrevistas Reportajes Reseñas Actualidad Contacto
Quimera
Revista Digital Literaria
Proyecto Financiado por el Fondo de Fomento del Libro y la Lectura, convocatoria 2020

Revista Quimera©Derechos Reservados 2021

POESÍA POPULAR:

BERNARDINO  GUAJARDO

Jaime Herrera Román

El canto popular tiene un indudable origen hispánico; en el siglo XVI, nos estructuró de la mano de Vicente Espinel, poeta y músico, y creador de la décima, estrofa de diez versos octosílabos de rima consonante. Su estructura es ABBAACCDDC, y ha sobrevivido hasta el presente, sobre todo en el canto popular. En La vida es sueño,  Pedro Calderón de la Barca, siglo XVII, emplea la décima espinela  en gran parte del drama y sorprende   cuando su personaje Segismundo dice¨ Yo sueño que estoy aquí /de estas prisiones cargado/ y soñé que otro estado/ más lisonjero me vi,/ qué es la vida un frenesí/ qué es la vida una ilusión /una sombra, una ficción/ y el mayor bien es pequeño/ que toda la vida es sueño/ y los sueños, sueños son. (Últimos versos del Acto Segundo de la obra).

En nuestro país, pese a la modernidad y tendencia universal del verso libre, he tenido  la oportunidad de escuchar a los poetas populares la siguiente décima espinela consagrada a la Virgen,  y que es habitual en solemnidades religiosas:

Bendita sea tu pureza/ y eternamente lo sea/ pues un Dios se recrea/ en tan graciosa belleza/ a Ti celestial princesa/ Virgen Sagrado María/ yo te ofrezco este día/ alma, vida y corazón/ mírame con compasión/ no me abandones, Madre MÍA…

Siendo niño, y permanente auditor de mi padre, le  escuché el nombre del poeta  popular Bernardino Guajardo  .Un misterio cultural, pues en esos tiempos la vida se desenvolvía lentamente u mi padre procedía de la localidad de Marchigue. Él contaba la siguiente anécdota: un día un amigo lo sorprendió  barriendo  y le preguntó con cierta ironía. ¿Don Bernandino, barriendo? El poeta le contestó¨ Si, señor, y con escoba/ para que parezca recova/ la choza donde estoy viviendo.

Es poca la noticia que se tiene de este poeta, incluso se ignoran el lugar de nacimiento  y la fecha. 1810-1886 es fecha probable. Un lugar posible de nacimiento: Pelequén   (Región de OHigins), hay quienes mencionan Malloa  Quien entregó mayor información en una  crónica muy laudable, fue el escritor Pedro Balmaceda Toro, hijo del Presidente Balmaceda y amigo personal de Rubén Darío, el poeta del modernismo. Lo describe como un campesino sin distinción, vestía como cualquier labriego, manta y sombrero alón, y las espuelas tintineaban al compás de sus versos. De su pluma surgió la Lira Chilena, hojas impresas que el mismo poeta difundía a viva voz y traía noticias del mundo delictual y político. Me hubiera gustado haberlo conocido, tal como estuve muchas veces cerca del poeta José Navarro, mientras calentaba sus manos   en el fogón de la cocina. Un poeta labriego que se desempeñaba como trabajador de fundo.

Bernardino Guajardo tal vez fue  el primer poeta popular y  creador  de la Lira Chilena, cuyos versos  el mismo poeta difundía entre admirados oyentes. Sin cambiar el nombre de estas hojas impresas, la nominación  ha perdurado –Lira Chilena- y algunos poetas actuales suelen recrear sucesos sociales con alguna chispa, ignorando a quien fue su creador.

No es extraño que estudiosos del alma nacional – Rodolfo Lenz, Zorobabel Rodríguez y Juan Uribe Echeverría, entre otros - se ocuparan de este poeta y llegó a decirse que fue el mejor poeta de la centuria.

En la rebusca de su creación poética, un ejemplar de la Lira Popular nos entregó excelentes décimas de Bernardino  Guajardo, con olor a picardía, calidad y trascendencia. (Quien lo dude lea el poema Caso de Rubén Darío).

He aquí El amor mal correspondido de Bernardino Guajardo, el texto completo del poema extraído de la Lira Popular.


CUARTETA

Desde que te ví te amé

Desde que te amo me muero

y muriéndome por tí

dichoso me considero-


GLOSA

Ojalá nunca en la vida

hubiera logrado verte

pa no sufrir una suerte

tan triste y tan abatida,

deseo que tu partida

un recio golpe me dé

a fin de perder la fé

asta en sus últimas huellas.

sabes que yo, ingrata bella… …

desde que te ví te amé.


En mi amarga desventura

solo me resta el decir

que voy gustoso a morir

por una rara hermosura;

mi situación es tan dura

que a veces me desespero,

tener consuelo no espero,

estoy como prevalido,

y de una pasión herido… …

desde que te amo me muero.

Ya no tengo resistencia

para tan doble rigor,

de este funesto dolor

es la causa tu indolencia;

tu pronuncias la sentencia

de mi ultimo frenesí,

y si te fijas en mí

solo podrás observar

que estoy siempre al expirar…

y muriéndome por tí.


En vuestras manos consiste

mi desgracia o mi fortuna,

tu eres la fuerte columna,

en que estoy atado y triste;

mira del modo que existe

un amante verdadero:

yo dar la vida prefiero

si es que premio no merezca

y aun cuando por ti fallezca …

dichoso me considero.


DESPEDIDA

Al fin, quiero suplicarte

que me digas la verdad:

si no has de tener piedad

para no mas molestarte;

yo me ufano en adorarte

y vos te ufanas también,

sin embargo no hay edén

de primorosas delicias:

mis amorosas caricias

me pagas con el desdén-


Habilidad, destreza creativa e ingenio de este poeta del mundo popular,  quien nos hace recordar a los juglares del medioevo español.