Inicio Artículos Entrevistas Reportajes Reseñas Actualidad Contacto
Quimera
Revista Digital Literaria
Proyecto Financiado por el Fondo de Fomento del Libro y la Lectura, convocatoria 2020

Revista Quimera©Derechos Reservados 2021

Sueños a la carta

de Enrique  Escobar


“¿Qué clase de misterio es ese que hace que un simple deseo de contar historias se convierta en una pasión, que un ser humano sea capaz de morir por ella? Morir de hambre, de frío o lo que sea, con tal de hacer una cosa que no se puede ver ni tocar y que, al fin y al cabo, si bien se mira, no sirve para nada?” ( Gabriel García Márquez)

Esta referencia al Nobel colombiano, no resulta gratuita tras leer los 21 relatos que componen “Sueños a la carta”, el más reciente libro del escritor, médico internista y psiquiatra (ya retirado) Enrique Escobar Fernandoy, autor radicado en Finlandia y en Venezuela durante muchos años, durante la dictadura militar.

Autor de la novela “La esperanza sólo vive de sombras” y el libro de cuentos Cómo violar a su psiquiatra”, Escobar no es un inmigrante recién llegado en el mundo de las letras. Con distinciones en numerosos certámenes literarios ( algunos de esos trabajos figuran en el presente volumen), este narrador se caracteriza por construir una voz única que evoca ciertamente a Borges, Cortázar y especialmente a García Márquez ( como referencia el relato que brinda su nombre al libro “Sueños a la carta”, que oscila entre el realismo mágico y la ciencia ficción), incursionando además en el naturalismo donde estriban algunos  puntos focales de  su creación: el amor filial (“La muñeca”) y las trampas de la memoria ( “La Visita”), los desafíos de la inmigración  o la condición de prisionero ( “Derechista por si acaso”), donde algunos cuentos operan como una denuncia creacional o semibiográfica de los sucesos vividos en 1973.

Si bien la calidad de los cuentos no es del todo pareja (algunos destacan sobre la media, como el policial “Debajo de mi cama” o el emotivo “Los árboles se saludan”), en tanto que otros se quedan solo en la medianía, Enrique Escobar a sus 85 años, devela una eficaz destreza narrativa con una rúbrica de imágenes potentes, a veces sin concesión para algunas sensibilidades aguzadas, pero provistas de emotividad y un amplio registro de emociones humanas-tanta positivas como negativas- en muchas de las narraciones presentadas.


Jaime Herrera D’Arcangeli  

157 páginas, Capitel Ediciones